¿Internacionalizo mi empresa? nuestra directora, Sandra Yagüe, nos da las claves

¿Internacionalizo mi empresa? nuestra directora, Sandra Yagüe, nos da las claves

La internacionalización de la empresa se puede definir como el conjunto de actividades que la empresa desarrolla fuera de los mercados que constituyen su entorno geográfico natural. Las ventajas, según Siecan, pueden ser el incremento de la capacidad productiva, las economías de escala, la ventaja competitiva o la reducción de costes de producción de determinados procesos. Muchas empresas apuestan por externalizar parte o la totalidad de su empresa, si bien es cierto que hay muchos factores que hay que tener en cuenta antes de esta arriesgada decisión.

negocios-internacionales

En palabras de la directora de Yagüe&Yagüe Consultants para El Economista: “Una vez tomada la decisión, llega el momento de escoger a la persona adecuada, para lo cual es necesario “huir de la intuición y de las prisas”. Para ello, se debe contar con un plan de acción que nos ayude a “no olvidar ningún elemento crítico”, afirma Yagüe.
Además, según Sandra Yagüe, “el nuevo colaborador debe poseer una sólida estructura financiera, buena reputación en el mercado, una estructura accionarial estable y una percepción positiva por parte de sus clientes, así como una buena cartera creciente de estos y de contactos estratégicos, que incluya organismos públicos”, todo ello teniendo en cuenta las diferentes circunstancias del producto o servicio que se quiera comercializar (puedes leer el artículo entero aquí).

Y es que, en el proceso de internacionalización de una empresa podemos encontrar algunos obstáculos que es mejor prever desde el principio:

1. Los obstáculos financieros.

2. Los obstáculos comerciales: la dificultad de anticipar la respuesta que el mercado tendrá sobre nuestro producto suele generar incertidumbre.

3. Los obstáculos logísticos: sobre todo los referentes a los transportes y las aduanas pueden generar problemas.

4. Los obstáculos culturales: Quizá ésta sea la mayor de las barreras. El hecho de expandir nuestro negocio a un país cuyo idioma sea diferente (y, en algunos casos, desconocido) es un importante handicap. Si a eso le sumamos las diferencias culturales en cuanto a costumbres, gustos y estilo de vida, la tarea de investigación previa se complica.

5. Restricciones legales.

6. Obstáculos gubernamentales: hay países que, con objeto de promover la mano de obra de su país pueden entorpecer nuestro proceso de internacionalización.

Por eso, desde Yagüe&Yagüe, os recomendamos que el proceso de implantación de vuestra marca en el extranjero sea gradual y sobre todo, que esté perfectamente definido, estructurado y bien gestionado desde el principio. En estas cosas es mejor pecar de precavidos y dejar cerrados todos los posibles problemas que vayamos a encontrarnos. Además, siempre es preferible estar bien posicionados en nuestro país de origen; si bien es verdad que la tentación de incrementar nuestra reputación corporativa puede ser muy grande, ya que para muchos consumidores las empresas que han arriesgado y han ampliado sus fronteras son sinónimo de calidad, fortaleza y know-how.

¿Quieres conocer qué empresas han dado el paso recientemente? En esta web puedes ver todas las acciones de internacionalización que otras empresas han adoptado en los últimos meses.

¿Qué medidas crees tú que es necesario adoptar antes de sucumbir a esta tentación comercial?

Beatriz Gómez

 

 

 

 

 

Cómo hacer un plan de negocio Técnicas de Relaciones Públicas para tu PYME
Your Comment

Leave a Reply Now

Your email address will not be published. Required fields are marked *