Tendencias en la fidelización de clientes

Tendencias en la fidelización de clientes

Tradicionalmente las marcas han apostado con fuerza por la fidelización de sus clientes a través de cupones descuento, tarjetas de socio, tarjetas de puntos…; sin embargo, actualmente la tendencia apunta hacia otro lado, ya que estos sistemas tratan a los consumidores como un todo y es difícil darles el trato personalizado que muchos demandan. Hoy vamos a contaros los nuevos métodos de fidelización que llevan a cabo grandes marcas con éxito.

Fidelizacion

¿Son los planes de fidelización habituales efectivos? Los programas de fidelización buscan alargar la vinculación con los clientes,aumentan la oportunidad de conocer sus preferencias y diseñar estrategias de comunicación a su medida. Sin embargo, también fideliza la manera en la que se relacionan las compañías con sus clientes y cómo pueden ser más relevantes en sus vidas.

Como es de suponer, internet y la tecnología móvil han cambiado sustancialmente la manera en que las empresas se relacionan con sus clientes, creando una experiencia de cliente mucho más interactiva, completa y cercana.

Con la llegada del mundo 2.0 y la aparición de las redes sociales, las grandes marcas consiguieron un canal muy potente para la fidelización de sus clientes. Nacieron los influencers en formas tan variadas como bloggers, youtubers o incluso Twitstars; sin embargo, nos encontramos ante la inminente llegada del 3.0, donde el cliente constituye la piedra angular en la estrategia empresarial de las marcas.

Tal y como afirman los expertos sobre la materia, se trata de “una mejora continua en la funcionalidad de un producto, una atención al cliente sobresaliente, la vinculación hacia una comunidad o un estilo de vida alrededor de la marca, la creación de una experiencia o proporcionando servicios auxiliares que aporten valor al servicio principal de tu empresa”

Ante el agotamiento de los programas tradicionales, un nuevo horizonte (proporcionado, entre otras cosas, gracias al fenómeno del Big Data, del cual hablaremos en próximos artículos), amplía al máximo la información que las empresas tienen acerca de sus públicos, de sus gustos, de su idiosincrasia en general.

Uno de los cambios fundamentales supone que tradicionalmente las empresas premiaban a los clientes debido a su histórico de consumo (por X euros gastados en mi marca, yo te compenso con Y). El fallo de este sistema es la ausencia de personalización y el escaso valor percibido por el cliente, por lo que ahora se tiende hacia los llamados incentivos personalizados. Un ejemplo sencillo podría ser otorgar un descuento válido para la franja horaria concreta en la que el cliente suele comprar. Este descuento, pese a no ser muy cuantioso, será percibido como altamente útil y positivo por el cliente.

¿Crees que es sencillo personalizar el sistema de fidelización del cliente? Seguramente no lo sea, por eso hay tanta investigación en torno a las nuevas tecnologías y las empresas invierten tantos esfuerzos en sus departamentos de Marketing. Sin duda, en un contexto tan voluble, cobra sentido la máxima de “renovarse o morir“.

Beatriz Gómez

El Big Data en las empresas ¿Qué supone la generación "C" para las marcas?
Your Comment

Leave a Reply Now

Your email address will not be published. Required fields are marked *